logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

WEB EN CONSTRUCCIÓN

“El síndrome piriforme a menudo ocurre cuando hay una pérdida de equilibrio neuromuscular entre la columna vertebral, la pelvis y la pierna”

Para su total seguridad debe confiar su salud y su columna vertebral a un auténtico profesional.

Situado en la cadera, debajo de las nalgas, se encuentran los músculos más profundos: rotadores laterales de la pierna, gemelo superior e inferior, obturador interno y externo, cuadrado femoral y por último pero no menos importante, el piriforme.

Todos estos músculos profundos no sólo giran y estabilizan las piernas, sino que también juegan un papel importante en el equilibrio pélvico y por lo tanto, en la espalda.

Si los músculos de la cadera se contraen, la pelvis tirará hacia un lado y rotará, lo que provocará un desequilibrio en la parte inferior de la espalda. Si los músculos de

ambas caderas están contraídos, el movimiento pélvico se verá limitado y la parte lumbar de la espalda tendrá que luchar con la torsión que se ha creado.

VISITE A SU DOCTOR EN QUIROPRÁCTICA SI SIENTE DOLOR O SI SOSPECHA QUE TIENE UNA LESIÓN

Los “puntos gatillo” en los músculos mencionados pueden informarnos de dolor en las piernas y la pelvis y a su vez pueden contribuir a otras disfunciones como calambres.

Además, las articulaciones se verán afectadas, lo que contribuirá significativamente a dolencias de la cadera y problemas en la espalda, las rodillas y tobillos.

A algunas personas que permanecen sentadas durante horas en el escritorio o en el despacho todos los días, como consecuencia de ello, se les contrae toda la parte

pélvica.

Los conductores automovilísticos a menudo sufren del síndrome piramidal simplemente por conducir muchas horas con la cartera o algún accesorio en el bolsillo trasero

del pantalón, dado que modifica la postura al sentarse.

El músculo piriforme, es particularmente importante debido a su tendencia a causar dolor ciático.

“Hay una gran diferencia entre tratar los síntomas y ajustar la causa”
D.D.Palmer –

El dolor ciático comienza en la mayoría de los casos en la parte lumbar o en el glúteo, a menudo descendiendo hacia la parte posterior o lateral de la pierna o alrededor de la cadera. Si el músculo piriforme se contrae y se anuda, el nervio se oprime entre el músculo y el hueso de la cadera.

Es importante mantener el piriforme y los músculos profundos equilibrados, coordinados y libres de tensión, para reducir la posibilidad de tener dolor de espalda o dolor ciático y mejorar su movilidad. El Doctor en Quiropráctica lo consigue nivelando la posición pélvica

ajustando la pelvis con sus manos y con la ayuda de una camilla electrohidráulica adaptada a cada edad y caso concreto.

Recuerde que cuidarse uno mismo no reemplaza el cuidado que un profesional le puede aportar en problemas severos. El dolor lumbar y el dolor ciático son causados

por varios factores que si no se tratan de la forma correcta pueden llegar a convertirse en dolencias crónicas.