logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

La depresión es un trastorno emocional que se produce por una abrumante sensación de cansancio, falta de energía, cambios en el apetito, abatimiento, inquietud, trastornos en el sueño, tristeza y desinterés.

Para su total seguridad debe confiar su salud y su columna vertebral a un auténtico profesional.

La depresión puede afectar de manera transitoria o permanente e influir en la manera como vemos la realidad. Asimismo, entorpece el desarrollo de las rutinas del día a día y crea en ocasiones nuevos problemas de salud.

Generalmente, este trastorno se trata a través de atención psicológica, mediante la cual se intenta reequilibrar la química cerebral y los niveles de serotonina para reducir la sintomatología. Muchas veces ese proceso se alarga en el tiempo y ¿qué pasa si eso no es suficiente?

Para seguir ayudando a nuestro cuerpo a regularse y equilibrarse tanto a nivel químico como a nivel nervioso, la mejor herramienta que tenemos es el cuidado quiropráctico, dado que ayudará a su cuerpo a combatir mejor el estrés y la depresión mediante ajustes en la columna vertebral, que a su vez mejorará la función del sistema nervioso.

La manera en la que el cuerpo reacciona físicamente ante un estímulo agresivo se produce a través del sistema nervioso central. Después de que se produzca el estímulo nocivo el cerebro, que es el organizador principal, envía un mensaje a través de la médula que actuará como autopista principal por la que se distribuye al resto de la red nerviosa, hacia todos los músculos y células del cuerpo.

En ocasiones, el desplazamiento vertebral es debido a la somatización (las medidas que toma el cuerpo para reaccionar ante un estímulo emocional nocivo, que fácilmente pueden crear contracturas musculares, rigidez articular y provocar subluxaciones).

Las subluxaciones presionarán los nervios que pasan entre las vértebras y producirán una disminución e interferencia del paso de la información nerviosa hacia el resto del organismo, creando un desequilibrio tanto químico e inmunológico como neuro-músculo-esquelético y por tanto, reducirán el rendimiento general del cuerpo.

PRIORICE SU SALUD Y VISITE REGULARMENTE A SU DOCTOR EN QUIROPRÁCTICA

El doctor en Quiropráctica realizará correcciones específicas, devolviendo el movimiento natural de las vértebras y las restaurará a su posición correcta.

Liberará la presión que se estaba ejerciendo sobre el nervio, facilitando la homeostasis del cuerpo (autoregulación para que el ambiente dentro de su organismo siempre sea estable, especialmente frente al estrés cotidiano) y reequilibrando la química del sistema nervioso, lo que permitirá una mejor adaptación ante los estímulos nocivos que recibimos diariamente y que perjudican a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

Su doctor en Quiropráctica valorará el estado de su sistema neuro-músculo-esquelético. A través del cuidado quiropráctico es posible recuperar una mayor vitalidad, mejorar la calidad del sueño, un óptimo bienestar emocional y reforzar la tolerancia ante el estrés.