logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

Cualquier forma de entrenamiento deportivo puede causar posibles daños en la alineación de la columna vertebral, ya que un impacto en las piernas, los brazos, la cabeza o los hombros puede transmitirse a la espalda

Para ello, cada vez más personas recurren a la Quiropráctica, especialidad centrada en el equilibrio del sistema nervioso, que es fundamental para conseguir un buen descanso y dar la posibilidad al cuerpo para que se recargue debidamente. 

Factores que afectan al rendimiento deportivo

Los obstáculos que impiden incrementar el rendimiento deportivo y gozar de una buena salud son numerosos: estrés, insomnio, cansancio, depresión, tensiones musculares, dolor de espalda, etc. Estos trastornos no sólo nos restan calidad de vida, sino que son factores que influyen directamente en nuestro rendimiento deportivo.

Estos trastornos pertenecen al campo de especialización de la Quiropráctica, que los puede prevenir y tratar, mientras a la vez fomenta el funcionamiento óptimo del cuerpo. Por ello, hace mucho tiempo que la Quiropráctica es conocida por los deportistas de alto nivel. Estudios han demostrado que los cuidados quiroprácticos pueden incrementar el rendimiento deportivo significativamente.

La Quiropráctica y el rendimiento deportivo

Deportistas de élite como Rafael Nadal, Lionel Messi, Jorge Lorenzo, Tiger Woods, Arnold Schwarzenegger, Michael Jordan y Usain Bolt, la gran mayoría de los actores de Hollywood, como Demi Moore, Richard Gere, Jason Statham o Mel Gibson, recurren a cuidados quiroprácticos para mantenerse en forma durante sus competiciones deportivas y rodajes. Madonna, Cher, Janet Jackson, Tina Turner y Justin Bieber también llevan años incorporando la Quiropráctica en la rutina física. 

Originaria de EEUU, donde es la tercera profesión sanitaria, la Quiropráctica es una terapia natural basada en el cuidado del sistema nervioso y la columna vertebral. Mediante ajustes suaves e indoloros de la columna vertebral, el doctor en Quiropráctica asegura que el sistema nervioso quede libre de interferencias, permitiendo el 100% del flujo ininterrumpido de la información nerviosa entre el cerebro, músculos, órganos y cada célula del cuerpo.

Esto a su vez promueve el funcionamiento óptimo de todo el cuerpo. No sólo se evitan dolores, sino que se fomenta la energía y la resistencia al estrés, al cansancio físico  y a las enfermedades.