logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

Dolor cervical, dolor lumbar, dolor de cabeza,… pueden tener su origen en el parto

El parto, debido a la fuerza que aplica el o la obstetra estirando y girando la cabeza del bebé para que nazca puede ser una de las principales causas de la primera subluxación en las cervicales del bebé.

La fuerza estimada que se llega a aplicar en un parto puede ser de 15kg hasta 50kg, y esto siempre dependerá de la dificultad del parto y de las diferentes técnicas que se apliquen, como por ejemplo, la utilización de ventosas y/o fórceps, o si se realiza cesárea o por el contrario, es un parto natural.

Muchas autoridades sugieren que la posición de la madre junto con el médico obstetra tiene que ver con la aparición de “baby-adjustments”.

Cuando la madre está recostada de espaldas en la camilla durante el parto, trabaja en contra de la gravedad y el tamaño de la abertura pélvica se reduce considerablemente.

Estos factores requieren que el médico tire con fuerza de la cabeza del bebé. Lo que provoca un aumento de tracción y torsión durante el proceso de nacimiento.

 Junto con la disminución de la salida pélvica y la no alineación con la gravedad, a menudo son el escenario perfecto para un traumatismo obstétrico, pudiendo provocar problemas en el desarrollo neonato.

Doctores en Quiropráctica y pediatras han advertido del peligro que puede ocasionar un parto traumático en un recién nacido y en su columna.

Este daño puede ocasionar desde leves subluxaciones en la parte superior del cuello hasta subluxaciones graves relacionadas con daños en la médula espinal, los nervios y la hemorragia del sistema nervioso central.

Daños que puede ocasionar una subluxación en las cervicales del bebé

El parto con estas técnicas mencionadas supone un estrés enorme sobre la columna vertebral y sobre todo para las vértebras, causando subluxaciones (desplazamiento vertebral) y dañando los frágiles nervios que salen de la columna hacia los órganos, glándulas y tejidos del bebé.

Debido al traumatismo durante el parto y de los primeros meses de vida es muy recomendable hacer examinar su bebé lo más rápidamente posible con el fin de eliminar cualquier lesión o subluxación.

El tratamiento quiropráctico antes y después del embarazo 

La importancia de que un recién nacido en desarrollo esté libre de interferencias nerviosas no puede ser subestimada ya que traumas durante el parto pueden ocasionar problemas en la edad adulta.

Hay que recalcar la importancia del cuidado quiropráctico de la madre tras el parto: se reequilibra la columna vertebral y la pelvis. Esto ayuda además a recuperar la línea, disminuirá el riesgo de depresión post-parto y sobretodo,  prevendrá los problemas de espalda.

Los problemas de espalda o salud están muy a menudo relacionados con el hecho de que el bebé o la madre no se hayan puesto en cuidado de un quiropráctico.

Es aconsejable que la madre y el bebé después del parto, realicen un chequeo con un doctor en Quiropráctica. Si madre o hijo no se ha hecho a tiempo un chequeo, nunca es tarde para hacerlo durante las diferentes etapas de la vida para evitar graves problemas, complicaciones e interferencias en la salud (cervicalgia, lumbalgia, dolor de cabeza…).