logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

Este verano llegó a su fin. Es la vuelta a la normalidad. El periodo de relax y libertad se acaba y vuelven las obligaciones, horarios y la rutina diaria.

Un chequeo quiropráctico nos permitirá ponernos a punto, afrontar estos cambios y  estar en forma para poder aguantar la vuelta

La intensa formación que adquiere un quiropráctico le permite diagnosticar y tratar todo tipo de dolencias relacionadas con la columna vertebral, el sistema nervioso y las articulaciones.

El doctor en Quiropráctica reajusta manualmente, de forma suave y sin ningún dolor, los desplazamientos vertebrales, articulares y subluxaciones de la columna vertebral gracias a la ayuda de unas camillas electrohidráulicas de fabricación americana que se adaptan a cada edad y caso concreto; liberando así la presión que la vértebra ejerce sobre el nervio y causa el dolor.

El sistema nervioso queda libre de interferencias, la información se transmite al 100% desde el cerebro a cada célula, órgano y músculo del cuerpo. Con una columna alineada, el sistema nervioso funcionará de manera óptima y mejorará nuestro rendimiento.

Algunos de los beneficios de la Quiropráctica

La Quiropráctica trata dolencias como lumbalgia, ciática, hernia discal, escoliosis, dolor de cabeza, dolor de cervicales, migrañas, etc… previene y frena la artrosis y la osteoporosis.

El tratamiento quiropráctico ayuda a soportar mejor el estrés, aumenta la productividad y beneficia a todo tipo de personas: desde hombres y mujeres de negocios, deportistas, niños, personas mayores, así como a la futura madre y su bebé durante y después del embarazo.

No sólo se trata el dolor, sino que también se previene.

La Quiropráctica en el mundo

En el mundo laboral muchas empresas como Apple han integrado la Quiropráctica para mejorar la salud de sus empleados así como mejorar su eficiencia, productividad y competitividad.

La Quiropráctica está recomendada e integrada en la mayoría de los sistemas de salud del mundo debido a su gran eficacia y a que constituye un gran ahorro para la sanidad. Estados Unidos es uno de los países pioneros de esta profesión y uno de los primeros en integrarla en su sistema de salud.

Para su total seguridad debe confiar su salud y su columna vertebral a un auténtico profesional, doctor en Quiropráctica o doctor en Medicina especialista en este campo.

 Desgraciadamente, en España hay mucho intrusismo profesional y falsos diplomas que se obtienen realizando un curso de fin de semana. Estos certificados no tienen nada que ver con la formación oficial homologada, que tiene una duración de estudio de más de cinco años. Asegúrese bien de dejar su salud en buenas manos para obtener los mejores resultados.