logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

Problemas de ciática, de lumbago o de diversa índole, que dañan nuestra columna vertebral, pueden ser reparados con la Quiropráctica

Para su total seguridad debe confiar su salud y su columna vertebral a un auténtico profesional.

Muchos de nuestros pacientes acuden a nuestro centro quiropráctico con problemas de diversa índole en una fase aguda o severa. La mayoría se sienten incapacitados en su movilidad. Caminar de nuevo sin experimentar un dolor severo que les obligue a detenerse después de unos pocos pasos les parece un sueño. Hablamos de problemas de lumbago, ciática, protusión o hernia discal, entre otros.

Sin embargo, no se trata de ningún milagro sino de restaurar la funcionalidad de la columna y el sistema nervioso y, en consecuencia, eliminar la raíz del problema y no solo reducir los síntomas de dolor.

Para ello, se presta especial atención a la postura, las funciones neurológicas, al  equilibrio y movilidad del paciente. Estudiamos las exploraciones clínicas (radiografías, resonancias magnéticas, electromiografía, ecografía, etc.) y decidimos qué rutas de tratamiento seguir. El número de sesiones, la frecuencia y las técnicas a adoptar son diferentes para cada paciente, incluso si la ruta de tratamiento es similar.

Existe una primera fase donde nos enfocamos en ayudar al paciente a sanar de la manera más rápida y efectiva posible. Una segunda fase de rehabilitación para permitir que el paciente vuelva a la completa eficiencia psicofísica y una tercera fase de mantenimiento del bienestar logrado.

PRIORICE SU SALUD Y VISITE REGULARMENTE A SU DOCTOR EN QUIROPRÁCTICA

Durante la segunda fase de la terapia, cuando los síntomas disminuyen y la movilidad y las funciones neurológicas mejoran, se aconseja al paciente que comience a moverse con cuidado y a realizar caminatas cortas.

 Es así como las personas vuelven a disfrutar de un cuerpo sano. Retoman su vida con vitalidad y movimiento. Primero realizan caminatas cortas, luego un poco más largas y empiezan a sumar kilómetros. Incluyen poco a poco actividades deportivas como el yoga, la natación, el senderismo o el ciclismo y, cuando se encuentran en la tercera fase de mantenimiento, se dan cuenta de que han alcanzado un rendimiento tan alto que solo se preocupan de prevenir lesiones para seguir aumentando su condición física y su bienestar.

Los resultados logrados son gracias a los ajustes quiroprácticos. Su doctor en Quiropráctica, a través de sus manos, aplica una fuerza rápida y controlada en una articulación específica. Complementariamente, utiliza una serie de aparatología para aumentar la eficacia del tratamiento.

Muchas de las patologías que se pueden tratar con la Quiropráctica, como la hernia discal, que es una afección que solo se resolvía quirúrgicamente, hoy es posible tratarla con métodos conservadores y no invasivos como el tratamiento quiropráctico.