logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

En el campo de la Quiropráctica se han desarrollado muchas técnicas para las correcciones vertebrales. La corrección manual más conocida es la relacionada con el “ajuste”, con su base en la manipulación vertebral o articular

Una vez que su quiropráctico ha determinado que una vértebra o articulación está desalineada o bloqueada, es decir, que existe una “subluxación” (es el término usado en la ciencia de la Quiropráctica), podemos plantearnos las siguientes cuestiones:

  • ¿Existe algún factor que pueda dificultar o contraindicar el tratamiento?
  • ¿Cuál es la técnica de tratamiento más adecuada para corregir esta subluxación?

El tratamiento quiropráctico es totalmente inocuo, por lo que no corre riesgo alguno ni existen contraindicaciones.

La técnica escogida dependerá de la patología identificada, así como del estado fisiológico en el que se encuentre el paciente. 

Su quiropráctico aplicará la técnica de ajuste más adecuada y eficaz. El objetivo principal de su doctor en Quiropráctica consiste en eliminar la subluxación vertebral o articular.

A causa de una subluxación vertebral se derivan muchos problemas, como alergias, dolores de cabeza (migraña, jaqueca), de cuello (tortícolis, cervicalgia), de espalda (escoliosis, ciática, lumbago) y problemas respiratorios; entre otros problemas patológicos.

Qué es realmente un ajuste quiropráctico

Cuando el doctor en Quiropráctica somete a la columna vertebral a una tensión dinámica,  trata de “desbloquear” y liberar la vértebra de una posición incorrecta (la subluxación) permitiéndole recuperar el movimiento necesario para la funcionalidad normal y natural de toda la columna vertebral.

Su quiropráctico intentará que la vértebra o articulación subluxada recupere su movimiento normal y natural.

La musculatura de la columna vertebral trabaja continuamente tratando de restaurar la posición natural de las vértebras. El doctor en Quiropráctica, a través de los ajustes, proporciona al cuerpo, por medio de un estímulo mecánico y, por tanto, neurológico adecuado, la información necesaria para que pueda realinear correctamente y de forma independiente la vértebra subluxada. 

El ajuste quiropráctico no solo impactará en la parte biomecánica del cuerpo, dando a la articulación una posición más estable, sino que también eliminará la interferencia, reducirá la inflamación y, en consecuencia, el dolor. 

Esto sucede porque el ajuste restablece la sensibilidad de los receptores musculares y mecánicos a través de un complejo mecanismo a nivel postsináptico del sistema nervioso.

Técnicas utilizadas en los ajustes quiroprácticos

La corrección vertebral a través del ajuste quiropráctico se realiza mediante diversas técnicas consideradas como las más seguras, eficaces y punteras del mundo. Algunas de estas técnicas son:

La técnica S.O.T. (Sacro Occipital Tecnique)

Se basa en la relación de las meninges (membranas exteriores de tejido que aíslan el cerebro y la médula espinal),  que unen el hueso occipital (cráneo) con el hueso sacro. A través de estas membranas circula el líquido cerebro espinal, que recorre toda la columna vertebral acabando en el sacro.

Para llevar a cabo la corrección vertebral se utilizan unas cuñas colocadas de forma muy específicas en diferentes puntos de la pelvis, para restaurar así, el correcto funcionamiento del cuerpo y la relación entre el hueso sacral y el hueso occipital.

La técnica del “activador”, la técnica T.B.M. (Total Body Modification) y la técnica de I.Q. Impulse

Todas ellas utilizan un instrumento que transmite fuerzas predeterminadas, pequeñas descargas o impulsos a gran velocidad para realizar correcciones muy precisas. Al ser una técnica suave, también es útil en casos en los que no se puede soportar un ajuste quiropráctico más dinámico (por ejemplo, pacientes con problemas de osteoporosis, embarazadas, pacientes con dolores muy agudos, etc.).

La técnica de Kinesiología aplicada

El examen kinesiológico se basa en la kinesiología aplicada, una técnica que se desarrolló en el campo de la quiropráctica y que utiliza el examen muscular manual para evaluar las funciones corporales a través de las conexiones neuromusculares.

Es precisamente esta nueva disciplina diagnóstica-terapéutica la que permite identificar los desequilibrios del organismo a nivel estructural, bioquímico y mental, mediante el análisis de la respuesta muscular mediada por un estímulo adecuado.

La técnica Toggle Recoil (H.I.O.)

Se lleva a cabo en una camilla hidroeléctrica muy específica procedente de Estados Unidos, con un reposacabezas móvil que ayuda al quiropráctico a realizar con impulso un ajuste de alta velocidad, y con un vector de corrección especifico para realinear las dos primeras vértebras cervicales, denominadas Atlas y Axis.

La técnica Thompson

La corrección de la subluxación a través de esta técnica se hace con una maniobra específica, por medio de las manos del profesional, a una alta velocidad, de un modo muy suave y con poca amplitud de movimiento. Es necesaria la ayuda de una indispensable camilla hidroeléctrica, que se adapta a cada caso, edad, sexo y en función de la densidad y mineralizaron ósea de cada paciente. 

Por lo tanto, al corregirse las subluxaciones localizadas en la columna vertebral, se solucionarán muchas de las afecciones con las que convivimos, desaparecerá el dolor o bien será reducido considerablemente.

Entre estas dolencias cabe destacar también las relacionadas con la hernia discal, pinzamientos, dolor de cadera, capsulitis, bursitis, cruralgia, entre otras afecciones. 

Una vez obtenidos los beneficios del tratamiento quiropráctico, según los principios quiroprácticos, deben ser mantenidos en el tiempo mediante controles periódicos. Esto es lo que se conoce como la fase de estabilización y mantenimiento.

El doctor en Quiropráctica no solo se interesa por el estado de salud actual del paciente, sino que también se centra en la prevención, a corto, medio y largo plazo.