logo-quiropractica-barcelona-nuevo-shadow-w200

Los errores posturales influyen en el modo en el que caminas. ¿Los riesgos? Contracturas, dolor de espalda, dolor de rodilla, dolor de cadera, desgaste de rodilla y de la mayoría de las articulaciones

Caminar es beneficioso para nuestro cuerpo y mente, una actividad sencilla que debería ser un hábito obligatorio de todo ser humano, pero hay que tener cuidado con las posturas que adaptamos al caminar.

Caminar y la columna vertebral

La acción de caminar es un movimiento natural, por lo que, si no hay una buena coordinación y te equivocas en el apoyo del pie, puedes sufrir de contracturas, dolor de espalda, dolor de rodillas,  desgaste de cadera, tendinitis, talalgia, entre otras dolencias. 

El objetivo en las caminatas, o en general cuando se practica una actividad deportiva, es la de mantener la posición de la columna vertebral en posición neutra, es decir, respetando sus curvas fisiológicas. 

De este modo, la columna realiza correctamente su función de amortiguación, protegiendo el sistema nervioso. 

Por lo tanto, para tener una correcta postura mientras caminas, la cabeza, espalda y pelvis deben estar alineadas, pero ¿y si ya me he lastimado?, ¿cómo puedo corregir estos problemas? Te explicamos cómo.

Es posible corregir estas malas posturas a través de la Quiropráctica

Adoptar una postura incorrecta durante meses o años puede provocar una disfunción postural, desplazamientos vertebrales, articulares o una basculación pélvica. En efecto, los malos hábitos posturales hacen que los músculos se acorten y se contraigan en una dirección y se alarguen demasiado en la otra. Entonces es necesario reprogramar y realinear el cuerpo para que la columna vertebral, los músculos, los tendones y los ligamentos estén en equilibrio.

El quiropráctico interviene a nivel articular y neurológico, eliminando las interferencias que te impiden el correcto movimiento; así el sistema nervioso establece de forma independiente la postura correcta.

Esto afecta principalmente a la columna vertebral, que contiene la médula espinal, mejorando así la función del sistema nervioso central.

La postura, de hecho, está influenciada por la información enviada del cerebro a los músculos paravertebrales, es decir, los encargados de controlar las vértebras y que definen nuestra alineación. 

Cómo caminar con una postura correcta

postura correcta

Una correcta alineación de la columna vertebral. Alinea la cabeza, los hombros y la pelvis. Imagina una línea que va desde la oreja, pasando por el centro del hombro y la cabeza del fémur.

El correcto apoyo del pie al caminar. El pie juega un papel muy importante. De hecho, gobierna casi todos los movimientos que realizan las piernas, la pelvis, el tronco, los brazos y los hombros en el curso de la acción de caminar. Las terminaciones nerviosas estimuladas durante la pisada convierten al pie en un órgano postural, captor e informador del cerebro.

Una mala alineación o un desplazamiento de uno de los huesos del pie también puede afectar a la pisada.

En primer lugar, hay que apoyar el talón, prosiguiendo con la planta del pie y terminando por apoyar la punta, con un movimiento de onda. 

El tratamiento quiropráctico es una forma eficaz de romper el círculo vicioso de una mala postura.

Al adquirir una postura incorrecta al caminar, nuestros músculos tienden a agarrotarse y contraerse. Esto puede dar lugar a una fricción y desgaste articular o vertebral en lugar de deslizarse como debería ser. 

Consecuentemente, puede restringir el movimiento y causar irritación de los nervios perpetuando el círculo vicioso.

Tu doctor en Quiropráctica puede romper este ciclo a través del ajuste quiropráctico, así como recomendarte técnicas y procedimientos para reeducar tu postura natural.